DON LUIS DEL SOL

DON LUIS DEL SOL

Don Luis Del Sol Cascajares, mas conocido como Del Sol que da nombre a nuestra ciudad deportiva,
Apodado “cepillito” en España o “siete pulmones” en Italia, tuvo una gran carrera nacional como internacional siendo uno de los mejores jugadores de la historia de nuestro club y uno de los grandes en un club tan laureado como la Juventus.
Nacido en Arcos de Jalón (Soria) ,pero criado en Sevilla, en el barrio de San Jerónimo, donde se afincó su familia cuando Del Sol tenía menos de un mes de vida. Fue bautizado tiempo más tarde en la Basílica de la Hermandad de la Macarena.
A los quince años firmó con los juveniles del Real Betis Balompié, donde vivió y se empapó del Betis de los campos de barro de Tercera.
Con el primer equipo debuta en un amistoso jugado el 28 de marzo de 1954 contra el Portuense en el campo de Eduardo Dato, de la localidad gaditana.

Tras un breve paso por el Utrera accedió al primer equipo del Betis en la temporada de ascenso a segunda división en 1954.
Su debut en partido oficial se produce el 17 de octubre de 1954 en El Vivero, en partido de la sexta jornada del campeonato de Liga de segunda División.
A la jornada siguiente, el Betis se impone 3-4 al Atlético Tetuán, siendo Luis Del Sol autor de 2 tantos. A partir de aquí será ya titular indiscutible con el Betis.

 

Tras varias temporadas destacando en segunda, en 1958 llega el tan ansiado ascenso a Primera División matemáticamente tras ganar al Levante 1-0 en Heliópolis.
Permaneció 2 temporadas más hasta que traspasado al Real Madrid. En la primera temporada en primera fue el capitán bético en el primer partido oficial que se jugó en el campo del eterno rival, el Ramón Sánchez Pizjuán, donde fue el autor del primer gol del 2-4 endosado al Sevilla que aún recuerdan los béticos más añejos.
Fuera del Real Betis es campeón de liga y copa en España, campeón de Europa, campeón intercontinental y campeón de liga y copa italiana.
Regresa al Betis en 1972 donde juega sus últimos partidos como profesional, retirándose en 1973 a los 38 años. Tras su retirada ha ejercido como entrenador en el Real Betis Balompié 2 tranquilas temporadas en primera división y las últimas 13 jornadas en segunda en el año 2001, con el que consiguió el ascenso en Jaén. También ha sido secretario técnico del club.
Ha sido internacional con la Selección Española en 16 ocasiones, alternando con el equipo B en algunas ocasiones. Fue uno de los integrantes de los llamados Héroes de 1964, campeones de la Eurocopa celebrada en España,
Crítico con la filosofía del manquepierda, la que respetaba, pero no compartía. “Los béticos, sinceramente, algunas veces me enfadan. Están acostumbrados con pocas cosas y hay que ser un poquito más exigente”, fueron algunas de las ultimas palabras que se le escuchó en la televisión del club. Sin duda alguna, espejo donde mirarse para todos los béticos, desde el canterano que sueña con debutar con el glorioso hasta del abonado que va al estadio cada domingo.
Y es que hablar de Luis del Sol es hablar de Betis, hablar de uno de los jugadores más importantes en la historia de nuestro Club.
Desde GOL SUR 1907 queremos transmitirle desde estas líneas toda nuestra fuerza, porque aunque estos últimos años no han sido los mejores en temas de salud para la leyenda verdiblanca, siempre ha sabido sobreponerse.
Cuarto Anillo Siempre Presente – D. Luis Bellver

Cuarto Anillo Siempre Presente – D. Luis Bellver

Tal día como hoy hace 24 años, 19 de Enero de 1997, Don Luis Bellver Barrios se marchó al Cuarto Anillo. Defensor a ultranza del Real Betis Balompié y persona clave en la conversión a S.A.D de nuestro club. Luchó desde 1991 hasta 1997 por un Betis a la altura de su afición y por los derechos de todos los béticos como vicepresidente de la entidad. Durante sus años en el club, Luis Bellver se ganó el reconocimiento y aprecio por parte del beticismo.

 

En el año 1994 es inaugurada la Peña Cultural Luis Bellver en el municipio de Gilena (Sevilla), la cual fue registrada como Peña N° 129 en la Federación de Peñas del Real Betis Balompié. D. Luis Bellver, nacido de padre vasco y madre gaditana, natural de Sanlúcar de Barrameda, y a quien no le llegó la afición al balompié y su pasión por el Real Betis a través de sus genes. En el seno familiar no existía especial interés por este deporte y mucho menos por ningún club, pero nacido y criado en Nervión, creció en él un espíritu de rechazo deportivo al colectivo mayoritario de los sevillistas que predominaban en su barrio.

Su deseo por empezar a latir en verdiblanco era tal, que cuando aprobó reválida de cuarto, no dudó en pedirle a su padre como regalo el carné de socio del Betis, y así comenzar su andadura en el club de las 13 barras, convirtiéndose después en una de ellas y un estandarte del antisevillismo, por ello no nos queda más remedio que incluirlo entre aquellos mitos en verdiblanco que consideramos tienen “Sangre verdiblanca”, pues representa claramente los valores que debe tener todo bético. Valores que nos han inculcado desde pequeños, cada vez más olvidados, pero aún presentes. Por ello, desde aquí y con estas humildes líneas nuestro recuerdo en el día de hoy va para él, allá donde esté.

En Gol Sur no te olvidamos, Don Luis, sigues con nosotros. ¡¡¡LUIS BELLVER PRESENTE!!!

Alberto Tenorio – Guardián de Gol Sur

Alberto Tenorio – Guardián de Gol Sur

En esta publicación de Sangre Verdiblanca queremos recordar a un icono de nuestra grada, un personaje único y un ejemplo de bético donde los haya. Algunos ya lo tendréis en mente. Hablamos de Alberto Tenorio, para el que no lo sepa: “el hombre que vivía en Gol Sur”. Uno de nuestros principales cometidos como Grada de Animación del Real Betis Balompié es animar, obviamente, y para eso estamos; Gol Sur 1907 nace con la idea de dar un cambio al mundo de las gradas en Heliópolis, dar un gran paso adelante, aunando fuerzas, con mucha ilusión, y mucho Beticismo.

Por tanto, otro de nuestros objetivos es honrar a nuestros mitos, recordar a personas que lo han dado todo por el Betis, rememorar nuestra historia, respetarla, hacer BETIS y Beticismo. Y dentro de ello entraba dar un pequeño homenaje a este hombre, santo y seña de la grada de Gol Sur durante muchísimos años. Para ello, hace dos temporadas le hicimos un tifo del que más adelante os dejaremos fotos y le entregamos una placa en el palco, en la previa del encuentro Real BETIS-Alavés. Hoy os contamos de nuevo su historia.

Tenorio hijo es probablemente una de las personas más envidiadas por muchos de nosotros y es que es, nada más y nada menos, la persona que vivía en nuestra antigua grada. Dentro del corazón del estadio. Una casa normal y corriente situada en las entrañas del templo verdiblanco.

El hombre, que ahora cuenta con unos ochenta y nueve años, nació en el Estadio del Patronato, respiró la locura verdiblanca desde sus primeros momentos. Hijo de Antonio Tenorio, futbolista del Glorioso en los años 20 y 30 y otro bético digno de admirar. Con los Tenorio habitando dicho campo se forjó el Betis que ganó la Liga del 35, cuando nuestro gran fanático solo tenía cuatro años.

En 1936, el Betis arrendó nuestro estadio actual, por entonces municipal, y Alberto se trasladaba a vivir allí donde tuviese sede el Glorioso, abandonando el antiguo campo de las tablas verdes. En 1932 su padre deja el fútbol en activo y pasa a ser el encargado del mantenimiento del terreno de juego, así como de otras tareas dentro del club. Tenorio hijo crece en el corazón de un club mamando el Betis como probablemente no lo hemos hecho nadie nunca. Su vida fue el Betis cuando era utillero tras sustituir al mítico Adolfito; su vida es el Betis hoy, cuando pasea cada mañana por los aledaños de nuestro templo sin ofender a nadie, aunque insultando a todos; su vida será el Betis siempre, porque si no ha habido nadie capaz de separarlo del césped en el que nos defienden los once en sus casi noventa años, no lo habrá nunca.

Tenorio no siente el Betis. Tenorio es un trozo de Betis que paseaba cada mañana por un estadio que puede presumir de bético mucho menos que él. Porque cuando el Villamarín era municipal, Tenorio ya gateaba por el césped verdiblanco, entonces en El Porvenir. Es historia viva de un club hundido en muchas ocasiones, pero también del glorioso que resurgía de la nada para alzarse en el 35, en el 77, o en 2005 (esto ya lo vimos muchos). Es testigo de los amaneceres verdiblancos durante todos sus años de vida, que no son pocos. Descendiente de otro corazón casto y más bético que el escudo, al que en junio de 1980 invitaron amablemente a salir del templo, porque las reformas para el mundial del 82 así lo obligaban. Entonces el padre de Alberto respondió alto y claro: “de aquí solo me sacáis para el cementerio”.  Y así lo hicieron el 21 de abril de 1982.

La vida de Tenorio es una enciclopedia verdiblanca. El que tiraba del rulo de campo con tres más, cuando este pesaba 875 kilos; el que vendía plátanos por bananas a los italianos que ocuparon nuestro césped durante la Guerra Civil; al que mantearon los del 35 cuando solo era, como él dice, “un caracolillo chico”. El hombre que ha vivido 12 de los 21 escudos que ha tenido nuestro Betis, y desde dentro, qué más quisiéramos muchos. El que respira Betis y expira Balompié porque Real es su amor por este club.

Además de todo esto, hemos tenido el placer de entrevistar al sobrino de Alberto Tenorio, aquí os dejamos la entrevista, ¡no la podéis pasar por alto!

Remontándonos un poco a los orígenes de la familia Tenorio en Gol Sur, ¿Cuáles son los primeros recuerdos que tienes allí? ¿De dónde viene el beticismo que tanto caracteriza a vuestra familia?

+Pues verás, mi abuelo fue jugador del Betis, no sé decirte las fechas pero hace mucho. Cuando estaba jugando, en el Campo del Patronato, hizo unos arreglos a las tablas de las gradas que hacían que este se conociera como “el campo de las tablas”. Él era carpintero y le ofrecieron la posibilidad de quedarse trabajando en el club, desde entonces el vínculo ha sido muy estrecho. No es muy difícil deducir el beticismo que respira mi familia.

¿Cómo era para una familia humilde poder vivir en los bajos del Estadio del Real Betis Balompié?

+Vivir en las entrañas del Villamarín ha sido y será siempre un auténtico privilegio. Te puedo decir que jamás cambiaría ese mágico lugar por ninguna otra zona de Sevilla. Hemos tenido casas en Fondo, Gol Norte, Preferencia en ambas esquinas y, cómo no, la famosa ruló en Gol Sur. Mi abuelo nunca quiso salir del campo, decía que sólo saldría con los pies por delante y así fue. En la última casa fue donde murieron mi abuelo y mi padre y también donde se jubiló mi tío Alberto. Imagina lo que ha sido para nosotros vivir bajo el estadio.

¿Cuál ha sido el día más feliz que recuerdes en el Benito Villamarín? ¿Y tu peor momento como bético allí?

+De los buenos sería muy difícil decirte un día ya que son infinitas las experiencias vividas en tantos años y además muy intensas por los sentimientos que conllevan. De los peores que podría hablarte sería el descenso del Valladolid…

-Durante los más de 40 años que la familia Tenorio ha habitado Gol Sur, ¿con qué personas del club han tenido ustedes mejor relación? ¿Hay algún personaje único para ustedes?

+Personas que han marcado y mucho son béticos como Pascual Aparicio; Adolfito, utillero del Betis antes que mi tío Alberto; Vicente Montiel… No obstante, hay que decir que todas las personas relacionadas con el Betis, tanto trabajadores como directivos, han tenido un trato exquisito con nosotros.

-¿Cómo ves el nuevo Gol Sur y la nueva grada de animación que se ha creado?

+Hay veces que lo miro y me entristece. Se que es ley de vida pero el nuevo Gol Sur se llevó a el viejo, que para mi y mi hermana era casi la vida. A pesar de ello tenemos el campo más bonito de España en el que hay muchísimas vivencias: bodas, bautizos, comuniones, personajes míticos enterrados en ese Gol Sur… La grada de animación está en el sitio de siempre, donde el bético ha expresado siempre el sentir de su equipo, a mí me gusta.

-¿Quiere añadir algo más para acabar?

+ El Betis para mí es algo mío. Yo lo he disfrutado y sufrido como todos, pero de una manera muy diferente al aficionado. Jamás pondré en duda el beticismo de nadie pero sí diré que yo lo he vivido día tras día, noche tras noche, hora tras hora… Eso es como ver crecer a tu hijo. Ves lo bueno y lo malo pero te callas y siempre estás orgulloso de él. Son muchos años y no los cambiaría por nada en la vida. Si un equipo en España tiene historia de personajes míticos, de familias históricas, ese es el Betis. Por eso es así el Bético: vive y muere por el Betis. Incondicionalmente, sin mirar otras cosas… El bético nace, y eso no se puede abandonar nunca.

Desde aquí nos gustaría volver a dar las gracias a José por su colaboración y esperamos que todo el trabajo realizado, tanto en el fanzine como en el tifo tengan los resultados esperados. Porque señor Tenorio, usted dio el verdiblanco a los nuestros en el 77 cambiando las equipaciones astutamente mientras nadie miraba. Usted rechaza pisos en la playa o apartamentos con vistas al estadio y se marcha a la Ciudad Deportiva, porque allí se respira Betis y se viven los colores. Usted no es un utillero más, es el más fiable testigo de que el Real Betis existe. Usted, Señor Alberto Tenorio Aldón, es el Betis. La viva imagen de nuestro club y reflejo de lo que ha sido y es nuestro Glorioso. Por ello, hemos empleado nuestro tiempo, sudor y recursos, para que todo aquel que no tuviese la suerte de conocer la gran historia de su familia lo haga. A través de este artículo y a través de una grada que estará a sus pies, porque es más suya que de ninguno de nosotros.

La historia se respeta, y ella la forman los grandes fanáticos, los que de verdad tienen Sangre Verdiblanca.

DON LORENZO SERRA FERRER

DON LORENZO SERRA FERRER

Hoy queremos rescatar este artículo del apartado “Sangre Verdiblanca” de nuestro fanzine, que publicamos a la llegada de Serra al BETIS. Y es que, no puede estar más de actualidad. Es el tema de la semana, del mes, y quién sabe, si del verano. Desgraciadamente, a principios de semana conocíamos la noticia de que, D. Lorenzo no continuaría la temporada que viene en el club, y por eso, desde estas humildes líneas, queremos agradecerle todo el trabajo realizado por el BETIS en todo este tiempo, en el que ha contribuido de manera notoria a la revalorización de la plantilla, nos despertó de nuevo la ilusión, tras temporadas en segunda, temporadas de 25 puntos o de salvaciones in extremis con 39 puntos…muchos años de vagar por el desierto. Usted nos hizo disfrutar, de nuevo, de nuestro equipo.

Por ello no tenemos más que palabras de agradecimiento, y tan sólo decir, que esperemos no sea un adiós, sino un hasta pronto. Cada vez que viene a Heliópolis, trae éxitos consigo. Por ello, esperamos con ansia su cuarta etapa en el club. Porque desde el primer día entendiste lo que significa el BETIS, porque siempre lo hiciste bien aquí; por tu SANGRE VERDIBLANCA, no de nacimiento, pero SÍ de sentimiento; por su trabajo, esfuerzo, constancia, seriedad, profesionalidad, saber estar y sobre todo, por su ambición, ¡MUCHAS GRACIAS!, de corazón. ¡HASTA PRONTO! Sin más, les dejamos el artículo.

Hoy volvemos a dar gloria a los béticos que, desde dentro o fuera, forman parte de la noble historia de nuestro humilde club. Hoy leerás las hazañas de un señor que a día de hoy escribe con tinta imborrable la trayectoria del Glorioso. Hoy te damos gracias por todo Don Lorenzo Serra Ferrer. No es de extrañar que al recordar tu paso por nuestro equipo recordemos también noches de gloria, pues eres el míster que más veces ha dirigido nuestro once. Doscientos sesenta y tres partidos de los que dieciocho fueron europeos, dos finales de supercopa y dos de copa de las que en una salimos victoriosos. Lorenzo Serra Ferrer ha pertenecido a nuestro club en dos etapas distintas (ahora, en 2019, tres) aunque ambas tienen el éxito en común.

La primera entre 1994 y 1997 donde los resultados hablan por si solos. Don Lorenzo recibe un Betis de segunda en el 94 y en esa misma temporada logra el ascenso en Burgos. Tan solo un año después, en 1995, el Glorioso está clasificado para jugar UEFA en un imponente tercer puesto para un equipo que viene de la División de Plata. No obstante, los éxitos de su primera etapa no cesan ahí. Serra Ferrer nos conduce a la final de Copa del 97. El Betis de Finidi, Rios, Alfonso, Jarni, Merino o Alexis cae ante el Barcelona de Guardiola, Figo o Luis Enrique. A pesar de todo, dejando el listón muy alto con un apurado 3-2 en contra. Por si fuera poco, nos clasifica para la Recopa de Europa del 97, en la que llegamos a cuartos tras un 4-0 y 3-1 a favor en las rondas precedentes. Allí caímos contra un grande de Europa, el Chelsea.

La segunda época de Serra Ferrer en el Glorioso la conocemos todos. Es nuestro último recuerdo del Betis campeón, ese que tanto ansiamos. Ese sentimiento de merecer más que tenemos hoy no es más que una secuela de las grandes noches verdiblancas. Don Lorenzo puede presumir con orgullo haber capitaneado nuestro barco en muchas de ellas. En 2004,
Serra toma las riendas de un grupo bético, orgulloso y rebosante de coraje. Es el Betis de BÉTICOS: Doblas, Dani, Varela, Juanito, Rivas, Melli, Arzu, Capi y Joaquín. Para Don Lorenzo, como propios hijos de su fútbol. Gente con cojones y muy del Betis que Serra supo fusionar con unos cuantos extranjeros de mucha clase como Assunçao, Edu, y Oliveira. Esto nos ofreció una escuadra de guerreros que nos brindaron nuestra segunda Copa del Rey en el Vicente Calderón.

Un Betis que lo bordaba en el 2005 consiguiendo uno más para nuestra humilde vitrina y un más que digno cuarto puesto que nos permitiría volar por Europa. De este glorioso año poco podemos decir ahora que no se dijese entonces: “Con esta victoria, el Betis le regala a sus aficionados la tercera visita en una misma temporada a la famosa Plaza Nueva de Sevilla. Clasificarse para la Champions de la
próxima temporada, meterse en la final y ganarla, resume lo que ha sido esta gran temporada de los de Lorenzo Serra Ferrer.”
Nuestro camino por Europa al mando de Don Lorenzo fue sorprendente para todos. Entramos en la competición derrotando al histórico Mónaco de Evra, Adebayor o Maicon que era, nada más y nada menos que el subcampeón de la Champions de 2003-04.

Apreciados en Andalucía por ser los  rimeros en alcanzar Europa, aunque nuestros amables vecinos piensen que la gloria es solo suya. Nuestro club cae en el grupo de la muerte con la mirada gacha, ya que si a la izquierda tenemos al Chelsea, campeón de la premier, a la derecha teníamos al campeón de Champions, el Liverpool. Como no es de extrañar en nuestra historia, año de fracaso tras año de gloria. El Betis de Serra cae en picado, las disidencias entre presidente y entrenador dividen nuestras fuerzas y Don Lorenzo, a pesar de las noches mágicas y las grandes gestas, deja el puesto libre para la 06/07, tras haber rozado el descenso. Todavía a día de hoy nos preguntamos dónde quedó el Betis de las grandes gestas, el campeón que todos pedimos a gritos en nuestro preciado Gol Sur. Dónde están las faltas directas, los capotazos y las mareas verdiblancas que siguen a un equipo campeón. Ni siquiera usted Don Lorenzo, que vuelve una década después, nos da respuestas. Aunque sí nos trae ilusión. (Y tanto que la trajo…) Tal vez por su intachable trayectoria por nuestro club. Tal vez porque sus plantillas siempre dieron la cara y sacaron los dientes por nuestras trece barras. Tal vez porque, aunque sea balear y no haya mamado el Betis desde la cuna, la esencia verdiblanca ha calado muy hondo en usted. Tal vez porque podemos decir que ha sabido guiar a nuestro club mejor que muchos de los que decían llevarlo dentro. Confiamos en usted Don Lorenzo, hasta el punto de considerarle un gran fanático de las trece barras. No nos falle. Queremos un Betis campeón, usted sabe como hacerlo. Lo merecemos.

RAFA SERNA, LA VOZ DEL CENTENARIO

RAFA SERNA, LA VOZ DEL CENTENARIO

Hace unos días nos dejó Rafael González Serna, más conocido como Rafa Serna, tras luchar contra una larga enfermedad. Como gran bético, nunca se rindió y mantuvo el buen ánimo hasta el último aliento. Confiaba en su Betis, al que amaba con locura y que con su familia y sus creencias religiosas le daban un sentido completo a su vida.

Sevillano de la Cuesta del Rosario, pocos como él le han demostrado un amor tan incondicional a nuestra ciudad, vertiendo su arte no sólo como cantante sino también como compositor, Pregonero de la Semana Santa e incluso como Rey Baltasar, disfrutando de las miradas de ilusión de nuestros niños.

Y precisamente ilusión es lo que Rafa nos trajo a los que tuvimos la suerte de trabajar en nuestro Centenario, así como a todo el Beticismo. Ilusión por salir de la oscuridad y seguir siendo lo que siempre habíamos sido, béticos orgullosos de ser del Betis, porque el Betis es nuestra vida. Encontrarte a Rafa por la tienda del Centenario, en un acto, en la oficina… era compartir su alegría y su tremendo orgullo por ser “el cantante del Centenario”. Su himno nos devolvió la fuerza necesaria para aguantar tiempos difíciles y mirar hacia delante, Manquepierda y Mucho Betis, todos juntos para un futuro mejor.

Durante estos últimos años, ha demostrado valores que son consustanciales al propio Betis. Humildad para aceptar los envites de la vida, fe inquebrantable en sus posibilidades, sacrificio, constancia, trabajo, clase para seguir adelante vengan como vengan dadas, lucha hasta el final… Un ejemplo para todos los que lo hemos conocido.

Siempre lo recordaremos como él se merece, con el arte que le sobra y con la gente que le quiere… Ahí estará, siempre al Final de la Palmera, con su abono eterno en el Cuarto Anillo junto a su querido Antonio Roales, disfrutando del Betis.

Antonio Cueto (Amigos del Centenario)