Una Historia en Verdiblanco

Una Historia en Verdiblanco

El Ferencvárosi Torna Club más conocido como el Ferencváros , Fradi, o FTC, club deportivo profesional húngaro con sede en el barrio de Ferencváros de Budapest. El club fue fundado en 1899, disputando sus partidos como local en el Groupama Aréna y juega en la NB1, la primera división húngara.
Considerado el equipo húngaro de mayor éxito, tanto a nivel nacional como internacional, el club ganó la Copa europea de Ferias 1964-65 a nivel internacional, y a nivel nacional cuenta con más de 60 títulos incluyendo 30 Ligas y 23 Copas de Hungría. El Ferencváros había participado en todos los campeonatos de primera división desde el inicio de la liga de fútbol de Hungría en 1901 hasta la temporada 2006/07, en la que descendió a NB2 por problemas financieros. Además de la sección femenina de fútbol cuenta con secciones de Waterpolo, Fútbol Sala, Balonmano, Hockey sobre hielo y Patinaje.
La rivalidad más importante es la que mantiene, tradicionalmente, con el Újpest FC que es su gran rival en la capital y Hungría. Ambos son dos de los equipos más laureados del país y el derbi entre ellos es conocido como el derbi de budapest, que se encuentra entre las rivalidades futbolísticas más candentes del mundo.
Hoy os traemos a un equipo con una de las hinchadas más importante de Hungría, al igual que su grupo ultra principal Green Monsters varios miembros de gol sur 1907 presentes en el partido que nuestro club disputó en el partido de ida de la europa league correspondiente a la jornada 2 con resultado favorable 1-3, pudimos presenciar la magistral grada de animación local dando un ambiente simplemente brutal tanto de coordinación respecto a cánticos como a colorido se refiere, en la segunda mitad se podría observar una pancarta desplegada en modo protesta en la que rezaba “UEFA DOBLE RASERO EN LUGAR DE IGUALDAD, ESTO NO ES UNA TARIFA” sin dejar indiferente a los 700 béticos desplazados que una vez más acompaña a nuestro glorioso en esta nueva andadura europea. Sin más os dejamos que disfrutéis con los diferentes videos que os mostraremos de la grada de animación local.
Es curioso, pero la primera vez que el Real Betis se enfrentó al Ferencváros iba vestido con camiseta azul, exactamente igual que cuando se vieron las caras en Budapest hace un par de meses. Este duelo inicial tuvo lugar en agosto de 1975 y el cambio de colores de los verdiblancos no vino determinado, como ahora, por ninguna disposición de la UEFA, sino por un motivo mucho más prosaico: los dos equipos vestían de verde y ninguno tenía un uniforme alternativo. Aquello pasó en el XV Trofeo Costa del Sol que entonces organizaba el Málaga. En la primera de las semifinales el Betis perdió con el Peñarol uruguayo y al Ferencváros lo derrotó el equipo local en la segunda.
Así pues, béticos y magiares debieron encontrarse en el choque de consolación y, al coincidir sus colores, el Betis, cortésmente, renunció a los suyos y le solicitó una indumentaria prestada al Málaga. Fue por eso que aquella tarde lució una camisola azul y un pantalón negro que lo diferenciara de su rival húngaro.
Este primer enfrentamiento en tierras malagueñas acabó con victoria magiar por 3-1, pero no tardaría más de una semana en ponerse a tiro la revancha. El Ferencváros andaba de gira por el verano español de trofeos y del Costa del Sol saltó al Ciudad de Sevilla, que entonces cumplía su IV edición y que esta vez iba a disputarse en el estadio Benito Villamarín.
En aquellas fechas el equipo húngaro estaba muy prestigiado. Acababa de alcanzar el subcampeonato en la Recopa 1974/75 y aún se recordaba que una década antes se había proclamado campeón de la Copa de Ciudades en Ferias. La misma Copa, por cierto, que marcó el estreno del Real Betis en las competiciones europeas en la campaña 1964/65. Recordemos que a los verdiblancos los eliminó muy pronto el Stade Français, pero el Ferencváros fue capaz de llegar hasta la final y, lo que es más notable, de ganársela a la poderosa Juventus de Luis del Sol en el mismísimo campo turinés de la “Vecchia Signora”.
Ahora, en 1975, el sorteo del Ciudad de Sevilla puso otra vez al Ferencvaros en el camino del Betis. En la segunda semifinal que se disputó en Heliópolis el miércoles 27 de agosto. Una noche de enorme calor y campo lleno hasta el acabose. Los dos grandes fichajes verdiblancos para esa temporada habían sido Juan García Soriano y Attila Ladinszky y ambos fueron titulares en el equipo que se midió a los húngaros. Un Betis que saltó al campo con calzonas verdes, mientras que su rival húngaro vestía de blanco.
La victoria cayó del lado verdiblanco por 1-0, gol de Ladinszky, y en todos los medios informativos se ponderó la justicia del resultado. Así, ABC de Sevilla tituló: “Vibrante actuación del equipo bético que batió merecidamente al subcampeón de la Recopa”. Por su parte, el diario MARCA relató que: “Ladinszky puso al Betis en la final ante un Ferencváros que buscó la igualada y planteó dificultades”. AS dijo: “Superó el Betis al Ferencváros” y, por último, Mundo Deportivo de Barcelona dejó claro que: “El Betis no tuvo ni para empezar con el Ferencváros”.
Arbitró el partido el colegiado alemán Ferdinand Biwersi y las alineaciones fueron las siguientes:
Real Betis: Esnaola; Bizcocho, Biosca, Sabaté, Cobo; López, Alabanda, Cardeñosa (Rogelio, m.77); García Soriano, Ladinszky y Anzarda (Mendieta, m.77).
Ferencváros: Domjan; Martos, Balint, Megyesi; Rab, Mucha (Takacz, m.55); Ebeldi (Juhasz, m.45), Nylasi, Pusztay, Szabo y Magyar.
Al día siguiente el Ferencváros derrotó por 2-1 al Dinamo de Kiev en el partido de consolación y en la gran final el Real Betis se impuso al Sevilla por 1-0, con gol de Eduardo Anzarda. Era la primera vez que los rivales sevillanos se enfrentaban en el partido decisivo y, como en tantas otras cosas, el Betis fue pionero al anotarse la victoria.
Años más tarde, en 1980, también lo sería al ganarle a su eterno rival una final del Ciudad de Sevilla en su propio campo. Algo que no había ocurrido antes. Estaba justificado, pues, como ya escribimos alguna vez, que la afición bética saliera encantada de Heliópolis aquella noche de agosto de 1975 después de que el prodigioso trofeo de Fernando Marmolejo hubiera sido generosamente paseado por la hierba. Ladinszky fue nombrado mejor jugador del Betis del torneo y la fiesta se trasladó a la Plaza de América, donde el Ayuntamiento organizaba cada año una Verbena Popular que servía de epílogo a la fiesta del fútbol. Allí actuaron, felices, algunos artistas béticos tan insignes como Juanita Reina o Manuel Mairena, dolorosamente desaparecidos.
Desde ese día, hubo de pasar una casi una década hasta que volvieran a enfrentarse el Real Betis y el Ferencvárosi Torna Club, nombre preciso del club magiar, que en castellano definiríamos como Club de Gimnasia Ferencváros.
Este tercer encuentro volvió a llegar en el mes de agosto, esta vez de 1984, y de nuevo en el Benito Villamarín. Partido de presentación del equipo verdiblanco de cara a la temporada que venía. Una campaña llena de expectativas, ya que el Betis se había ganado el curso anterior el derecho a volver a las competiciones europeas.
Aquel era el Betis que entrenaba Pepe Alzate y en el que aún permanecían algunas leyendas eternas como Esnaola y Cardeñosa junto a figuras tan imponentes como Gordillo, Rincón y Calderón, si bien estos dos últimos no jugaron aquella noche por arrastrar distintas molestias físicas.
El choque contra el Ferencváros, disputado el martes 7 de agosto, tuvo poco eco, casi ninguno. El técnico lo afrontó como una prueba de pretemporada y utilizó a 19 futbolistas a lo largo del partido. Junto a esto, hubo poco público en los graderíos debido al mucho interés que provocaban aquellos días las retrasmisiones televisivas de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles y al hecho de que el club no hubiera anunciado ningún fichaje de impacto. De hecho, la única contratación de esa temporada fue el delantero Valdo.
Ganó el Betis casi sin despeinarse por 2-0 y lo único elogiable fue la actuación de Rafael Gordillo, de quien dijo el ABC de Sevilla cosas tan agradables como las siguientes: “El internacional del Polígono es que parece no necesitar las pretemporadas para ponerse en forma. Ayer corrió con más fuerza que nadie y en dos o tres arrancadas de las suyas provocó las más largas ovaciones de la noche. Jugó el partido al mismo ritmo, descolocó cuando quiso a la expeditiva retaguardia húngara y, en
definitiva, fue lo mejor de la noche”.
Los goles verdiblancos los materializaron Parra y Paco y a las órdenes del colegiado andaluz Sebastián Damín Rendón las alineaciones fueron las siguientes:
Real Betis: Esnaola; Diego (Pitero, m.70), Mantilla (Carmelo, m.46), Alex, Gordillo; Ortega (Calleja, m.45), Parra (Romo, m.78), Cardeñosa (Casado, m.60), S
uárez (Julio, m.46); Paco (Reyes, m.68) y Valdo (Palomino, m.43).
Ferencvaros: Zsiboras Gabor; Haaz (Fischer, m.46), Pinter, Keler, Rab (Jancsika, m.46); Rubold, Szabadi (Kyaszta, m.68), Pognay; Zsinka (Szanto, m.26), Zsivotzky y Poloskey (Takacs, m.23).
El siguiente duelo entre béticos y magiares ya fue el de la Liga Europa de finales de septiembre. Ganó el Betis y ahora se hace más necesario que nunca el triunfo verdiblanco para apuntalar la clasificación en el torneo y esperar un eventual traspiés del Bayer Leverkusen.
Será la tercera ocasión en que el Ferencváros pise el césped del Villamarín y confiemos en que vuelva a ganar nuestro glorioso como en los dos casos anteriores
UN DERBI PARA LA HISTORIA

UN DERBI PARA LA HISTORIA

Todos sabemos que cuando llega el derbi no es un encuentro cualquiera. Es un partido diferente y por ello hay que jugarlo de una forma diferente. Ser bético y antisevillista van de la mano y el que diga lo contrario no sabe de qué va la esta ciudad. A nuestros jugadores no podemos pedirles esto, pues la mayoría no han salido de nuestra cantera, pero tanto los que sí son canteranos como los trabajadores del club, deben trasmitir ese veneno verdiblanco para que la victoria caiga del lado de Heliópolis.

Uno de los mayores derbis de más antisevillismo fue aquel 4-0 del que se recuerda la imagen de Antonio Biosca o los cuernos al portero sevillista. Desde Gol Sur 1907 vamos a recordar un partido que seguramente vive en la memoria de muchos béticos.

Y es que se cumple 41 años de aquel domingo de feria en el que el Real Betis Balompié ganó por 4-0 el derbi a su eterno rival.

Un 20 de abril de 1980 el Benito Villamarín se vistió de gala para uno de esos días mágicos. Era la jornada 30 y los dos equipos llegaban pegados en la clasificación y empatados a puntos a falta de 5 encuentros para el final.

La grada de Gol Sur como se puede ver en algunas fotos del partido, estaba completamente llena de gente, con banderas por toda la grada y con algunos béticos que se tenían que subir al muro porque no cabían.

El Betis venía de una primera vuelta en la que no llegaron los resultados, pero encaró el derbi con una buena racha de partidos y una dinámica que le permitiría luchar por puestos europeos, aunque finalmente quedaríamos 5º clasificados y a dos puntos de disputar competición europea.

El Betis, entrenado por Luis Cid Carriega, saltó al Villamarín con jugadores como Esnaola, Bizcocho, Biosca, Gordillo, Ortega o Cardeñosa. Jugadores que luego se convertirían en leyendas de las 13 barras.

Los goles llegaron por parte del delantero Morán, por partida doble, el centrocampista Javier López y el central Antonio Biosca.

En uno de ellos Biosca al marcar, se giró al portero conocido como superpaco, y le hizo un corte de manga acontecido por la euforia de la que desde entonces es la victoria del Real Betis Balompié más holgada en los derbis.

Cuando Biosca marcó y le hizo el corte de manga el portero le dijo:

-“Anda lávate esa boca”.

Y Biosca le respondió:

-“Me la lavo todos los días con licor del polo que es verdiblanco”.

En el mismo partido, al comienzo de la segunda parte cayeron desde la grada de Gol Sur unos cuernos en el área que defendía el portero. Recientemente contó algo que en 40 años nunca dijo antes, que recibió plomillos y que se le quedaron en los guantes, pero ya conocemos todos la imaginación que tienen para inventarse historias.

Desde Gol Sur 1907 no queremos despedirnos sin antes dirigirnos a aquellos béticos más jóvenes para que indaguen en nuestra historia, lean sobre nuestras leyendas y se empapen de todo el beticismo y antisevillismo posible que le puedan dar sus mayores.

“EL VIEJO PALOMAR”

“EL VIEJO PALOMAR”

Muy Buenas a todos, Hoy tenemos el placer de traeros algo muy llamativo respecto a la historia de nuestra grada “El Viejo Palomar” mítico casillero que sumaba goles para brindar miles de alegría, al igual que observar palmeos, cánticos, y avalanchas de una grada mágica.

 

 

 

Viejo palomar, orgullo del Gol Sur. Cuantas miradas te habrán contemplado a lo largo de 40 años, cuántos goles habrán pasado por tu marcador, cuántos días de alegrías y de tristezas. A tu casillero subieron los goles de Eduardo Anzarda, del Lobo Diarte y de Atila Ladinsky. Bajo tu sombra generaciones de béticos cantaron y rieron, sufrieron y lloraron.

En noviembre de 2008 el marcador que presidía el Gol Sur del Villamarín fue desmontado por motivos de seguridad debido a su mal estado, el ultimo que vio el viejo marcador en el palomar de Gol Sur en el partido que enfrentaba al Mallorca con un 3-0 para el glorioso.

 

El palomar, como era conocido popularmente por los aficionados, no era más que una casetilla en altura que hacía las veces de marcador. Todo un símbolo de otra época que, aún habiendo perdido su valor funcional desde que por el Villamarín hicieron aparición los marcadores electrónicos para el Mundial de 1982, mantenía un alto poder simbólico para los aficionados.

Bajo el palomar se agrupaba el corazón del Gol Sur, cuando no existían gradas de animación ni grupos ultras. Generaciones de béticos cantaron y rieron, sufrieron y lloraron, bajo esta casetilla simple pero con tanto que contar…

La modernidad del marcador electrónico te condenó a morir y sólo el inacabado platillo volante te permite subsistir abandonado y triste, como esos ancianos que esperan el día final rememorando sus recuerdos.

 

Ese día de los 9 goles a la Cultural Leonesa, con los chavales del Betis Deportivo haciendo maravillas en la atardecida del mes de Junio del 85…

Esa tarde de un domingo de feria de abril del 80, cuando 4 eran pocos y todos queríamos más…

Pasaste a formar parte de los recuerdos de nuestra vida, como el 19 que nos llevaba desde la Plaza Nueva al Bar Parada, los palquitos antiguos de Heliópolis o el gol que Hugo Cabezas le marcó a Iríbar aquel domingo frío de enero del 78.

VIEJO PALOMAR, ORGULLO DEL GOL SUR

GRANADA ON TOUR – GRANADA – REAL BETIS BALOMPIÉ 27/10/19

GRANADA ON TOUR – GRANADA – REAL BETIS BALOMPIÉ 27/10/19

Una vez más visitábamos la ciudad nazarí; como viene siendo habitual año tras año una nueva invasión de la afición verdiblanca, y una gran representación de miembros de Gol Sur 1907, que desplazó a tres buses, además de más gente de las peñas y grupos que pasaron el finde allí. En total fueron más de 200 integrantes de la grada de animación los allí presentes.
Salimos bien tempranito para Granada los buses de la grada de animación con ganas e ilusión de acompañar una vez más a nuestro Betis, y a eso de las 11 de la mañana ya estábamos en Granada. Nos reunimos con los demás beticos desplazados en la plaza que hay junto al estadio, la que ya estamos acostumbrados a tomar cada vez que el Betis visita aquellos lares.
Después de una gran previa bastante animada, con cerveza, humo y muchos cánticos, nos disponemos a entrar todos juntos al estadio. A todo esto, recordar que una vez más no empezó aquella temporada de la mejor manera posible, estando el entrenador muy cuestionado tras los malos resultados por los que pasaba el equipo, y los jugadores más de lo mismo ya que muchos se arrastraban por el campo. Aún así, Gol Sur 1907, de la mano de la afición no fallaba.

 

Sin embargo una vez más el equipo volvió a fallar: partido lamentable, jugadores andando y arrastrando la camiseta, el Granada con muy poquito le sirvió para llevarse los tres puntos, pero ahí estábamos nosotros para honrar el escudo, con una lección de animación brutal, la mejor de la temporada en cuanto a viajes se refiere diríamos algunos. Cuanto más se arrastraba el equipo y más desesperaba a los béticos, más se cantó y animó, tanto fue así, que uno de los miembros de seguridad del Granada, se acercó a uno de los responsables de Gol Sur 1907 y le comentó que  relajara a la gente y la animación porque de los botes que se daba en la zona visitante, las gradas metálicas del Nuevo Los Carmenes se iban a caer, a lo que este le respondió “tranquilo que tendréis la suerte de que el Betis no marcará y no se caerá”, el seguridad se fue con cara de asombro mientras la afición verdiblanca miraba asustada hacia arriba donde estábamos ubicados, miraban por cómo botaban esas gradas, el temblor era increíble.
Después de 90 minutos de beticismo en estado puro y honra al escudo, jugadores y directivos se llevaron su merecida bronca, salvo algún jugador que se acercó a la esquina a pedir perdón y saludar a los béticos desplazados. Algunos (la mayoría) entraron flechados al vestuario y no quisieron saber nada.
Tras el bochorno y el correspondiente cabreo, partimos de vuelta a la Ciudad del Betis, decepcionados no sólo por el resultado, sino también por la actitud de los jugadores.
Esta pasión no entiende ni de resultados ni de categorías.
Gol Sur: historia de una grada

Gol Sur: historia de una grada

Hoy os traemos un artículo en el que os comentaremos la evolución sufrida por nuestra grada de gol sur, desde sus inicios allá por el año 1929, cuando fue construida por primera vez, hasta lo que hoy en día conocemos de nuestro gol sur. Numerosas modificaciones y transformaciones que no han hecho cambiar la pasión que allí dentro se desata. Aquí os dejamos una foto de la grada de gol sur tras su construcción, en el año 1929. Es una de las fotos más antiguas que se puedan ver de esta parte del estadio.


La primera renovación de esta grada que hemos visto en la foto anterior tuvo lugar en el año 1958, tras el soñado ascenso a Primera División. Como exigencia obligada para el crecimiento del club, 5.000 espectadores más pudieron darse cita en la vieja y siempre abarrotada Grada del antiguo ‘Stadium de la Exposición’. Su inauguración tuvo lugar el 14 de Septiembre de 1958. Gradas sin asientos, escalones de cemento y para-avalanchas metálicos, que permitían que entrase muchísima gente, dándole un aspecto de abarrotamiento impresionante, como podemos ver en otras imágenes de la época. Salvando las distancias, y dando por hecho que preferimos un estadio con 3 anillos, una grada así sería la soñada por muchos de nosotros casi 62 años después. A continuación vemos una imagen en blanco y negro de lo que era el estadio por aquel entonces.


Como todos sabemos, la Grada de Gol Sur siempre ha sido muy especial, ha vivido con enorme pasión todas las épocas por las que ha pasado el Real Betis Balompié, que son patrimonio histórico del mismo, siempre repleta de animación, sentimiento y colorido, algo común en la historia de este club, que se alimenta de fidelidad y emociones a raudales. Aquella Grada duró casi tres lustros y dejó paso a una nueva construcción que se levantó pletórica en el año 1972, una vez que la Junta Directiva presidida por Pepe Núñez decidiera el 9 de mayo de ese año asemejarla con la tribuna de Gol Norte, construida un año antes (incluso con el añadido de renovar por completo la instalación eléctrica y las torres de iluminación). El presupuesto previsto superaba los 20 millones de pesetas y las obras se iniciaron de inmediato.

El 31 de mayo se firmó el contrato con la empresa EYCSA y en la primera semana de junio comenzó la demolición. Entre los acuerdos estuvo aprobar el contrato para la ampliación del Gol Sur, así como otras obras complementarias. Fue una reforma que los béticos veían con muy buenos ojos, lógicamente, orgullosos de poder mejorar su estadio un poco más. En la siguiente imagen vemos la grada de Gol Sur de frente, ya remodelada, con la actual preferencia a su derecha, y la antigua zona que hoy conocemos como “Fondo”.


Siendo inaugurada el 24 de septiembre de 1972 en partido de Liga contra el FC Barcelona, era por entonces la parte más novedosa del Benito Villamarín.

Siguiendo con la historia, la grada de Gol Sur permaneció durante muchos años tal como la vemos en la foto anterior, con la salvedad de que a finales de los años 90, tras las exigencias de la UEFA, se colocasen asientos en esa grada que era “de pie”. Otra remodelación, ya reciente, que sufrió nuestro gol sur fue en el año 2008, cuando el viejo y entrañable Palomar que coronaba el Gol Sur fue desmontado y desalojado a una de las dependencias del estadio, quedando tan sólo la escalera del mismo, y la plataforma que sostenía el tejado y lo que era el antiguo marcador. Esta grada, o lo que quedaba de ella, fue despedida por GOL SUR 1907 el 27 de junio de 2016, días previos al comienzo de la demolición de la misma. En aquella ocasión, todos los grupos que forman la grada de animación se unieron para hacer un gigantesco bengaleo dentro de la grada, como despedida a la que fue parte de nuestra casa. Momento emotivo que siempre recordaremos, pues fue también poco después de crear dicha agrupación (GS07). Aquí os dejamos algunas imágenes de ese día.

También podéis ver el vídeo que subimos a nuestro canal de YouTube por aquel entonces:

El 30 de junio de 2016 se iniciaron las obras de demolición de la grada actual de Gol Sur, y el 5 de julio se inició la ejecución de la nueva escalera de acceso al voladizo de preferencia, tras ser demolida la anterior existente por ocupar la zona de construcción de la nueva grada de gol sur, terminando las mismas el 15 de agosto de 2016. Tras la demolición de la grada, en septiembre de ese año comenzó la cimentación de la nueva grada, finalizándose en junio de 2017. La obra tuvo un presupuesto aproximado de quince millones de euros.


El derribado gol sur disponía de cerca de 5.000 localidades, que tras su reconstrucción pasaron a ser en torno a unas 14.700. Fue una larga temporada que los antiguos habitantes de Gol Sur pasaron desperdigados por diferentes zonas del estadio. La zona visitante, entre otras, acogió a unos 700 aproximadamente. El resultado final, todos lo conocemos. Una espectacular grada de 3 anillos que hace nuestro Estadio más impresionante aún si cabe, y nos deja a un sólo paso de culminar el que sería uno de los mejores estadios de España. Ojalá algún día lleguemos a verlo. Mientras tanto, disfrutaremos en la que lleva siendo nuestra casa en Heliópolis casi un siglo, desde que se construyese por primera vez en el mítico Estadio de la Exposición.

Tal día como hoy hace 85 años…

Tal día como hoy hace 85 años…

Tal día como hoy hace 85 años, el Betis Balompié en tiempos de la República, se coló inesperadamente entre los clásicos campeones de Liga del fútbol español al ser el cuarto club que conseguía dicho título tras FC Barcelona, Athletic Club y Madrid FC.

Toca hablar de las personas que participaron en aquella hazaña. En primer lugar, la cabeza visible, el Presidente Antonio Moreno Sevillano. Aunque en este puesto, hay que hacer partícipes a los ex presidentes que participaron en temporadas anteriores en la confección de la plantilla que consiguió el título. Camilo Romero e Ignacio Mantecón.

La Junta Directiva también la componían Francisco Lazo, Manuel Alonso Cueli, Carlos Fernández del Pando, Salvador Diánez, Eduardo Benjumea y Valentín Pérez.

El entrenador Patrick O´Connell, que con su método de trabajo hizo del equipo una roca inabordable para sus rivales.

Con respecto a la plantilla de jugadores, en primer lugar hay que hacer mención a los que participaron directamente en el título al jugar algún partido. Fueron éstos:

Adolfo, Aedo, Areso, Caballero, Espinosa, Gómez, Larrinoa, Lecue, Peral, Rancel, Saro, Timimi, Unamuno, Urquiaga y Valera.

También hay que mencionar al resto de jugadores, tanto suplentes como canteranos, que si bien no participaron directamente en Liga, si participaron en otras competiciones y partidos. Ellos también se merecen su trocito de gloria:

Adolfito, Aranaz, Arocha, Aurelio, Baragaño, Blanco, Cornejo, Fernández (Luis), Fernández (Antonio), Herencia, Jesús, Joaquín, Manolín, Paquirri, Piña, Rocasolano, Rosales, Suárez, y Torres.

Como dato curioso, había un jugador que pertenecía a la plantilla de jugadores del club pero que estaba declarado en rebeldía al negarse a jugar. La Federación Española le suspendió la ficha durante dos años, el tiempo que tenía contrato con el club. Se trataba del vasco Arqueta.

Una plantilla de jugadores de distintas partes de España, 19 andaluces, 8 vascos, 4 canarios, 1 navarro, 1 cántabro y 1 madrileño

Sigamos con el recuerdo a los partícipes de aquel título.
Hay que señalar también al que en esos momentos era el conserje del Campo del Patronato, el exjugador Antonio Tenorio, padre de nuestro actual Tenorio ya jubilado. Apellido mítico de nuestro club.

Al masajista y utillero, Felipe Palacios Berrocal

Hay que recordar también a los miembros del área médica del club, los médicos, Eduardo Benos, José Fernández Pando y Manuel y Juan Rojo. Y los practicantes, (que ponían las inyecciones) Francisco y José Ramón Cuesta.

Al encargado de cobrar los carnets a los socios y taquillero, Gumersindo Acosta.

A los empleados para todo, Diego Rodríguez, Joaquín Muñoz, José García, Juan Mellado y el mecánico José Soler.
Al administrativo de las oficinas, Luis Muriel.
Manuel Carqué, fotógrafo del club.
Manuel Naranjo, chófer del Presidente.

Todos ellos, participaron de una u otra manera en el título más importante que posee el club.

El club no sólo eran directivos, entrenador o jugadores. También lo componían una familia de trabajadores que pusieron su esfuerzo en hacer una entidad cada vez más grande. Por mucho que la prensa y resto de estamentos del mundo futbolísticos no creyese en las posibilidades del club, su ambición y sus ganas de superarse hicieron el resto.

Todos ellos demostraron que nunca se conformaron con ser segundos o hacer un buen papel. Ése inconformismo nos llevó a ser los más grandes del fútbol español durante un año. Los mejores.

Y para terminar, y siendo esto un recuerdo de la Grada de Animación “GOL SUR 1907”a los Campeones, nada mejor que terminar recordando al aficionado más famoso que tenía el club en esos momentos, El Chato Moguer. Él con su “carrañaca” animaba a nuestros campeones desde la grada. Su carrañaca se conserva felizmente en el museo que posee uno de los antiguos fundadores de los Supporters, Javier Maldonado.

Para finalizar, desde GOL SUR 1907, queremos dar las gracias a Juan Antonio Zancarrón, perteneciente al ‘Grupo Bético de Estudios Históricos’, que se ocupa de asuntos relacionados con la historia de nuestro club. Agradecerle el artículo que nos brinda en el día de tan bonita efemérida, además de las fotos de arhivo que nos ha facilitado. Un placer para nosotros poder dar voz a una historia en verdiblanco.